Nuestro concepto de escuela

La escuela infantil El Castellar es un centro educativo de titularidad pública del municipio de Bullas, que acoge a alumnos de segundo ciclo de Educación Infantil con edades comprendidas entre los 3 y los 6 años.

Se trata de un centro de doble línea y jornada continua en el que se atiende al alumnado de lunes a viernes, desde las 9 hasta las 14 horas. Así mismo, nuestra escuela cuenta con un Aula Matinal que recibe a los niños desde las 8 de la mañana.

Nuestra comunidad educativa pretende la formación integral del alumnado, en un ambiente de libertad y respeto mutuo. Para ello, se persigue propiciar actividades que desarrollen las capacidades individuales y colectivas del niño, alcanzando así una educación y un aprendizaje en convivencia.

La actividad desarrollada dentro de la autonomía pedagógica del centro favorecerá la actividad investigadora de los docentes y buscará alcanzar los siguientes principios educativos básicos:

  • Formación personalizada que propicie un educación integral en conocimientos, destrezas y valores de los alumnos en todos los ámbitos de la vida: personal, familiar y social, teniendo en cuenta el momento evolutivo del niño/a de edades de 3 a 6 años.
  • Favorecer el desarrollo de su autonomía personal e independencia en las acciones, así como el desarrollo de la socialización y comunicación,  buscando los aspectos cooperativos  y de respeto a los demás.
  • Fomentar hábitos de comportamiento democrático.
  • Igualdad de derechos entre sexos, el rechazo a todo tipo de discriminación y el respeto a todas las culturas.
  • Desarrollo de las capacidades creativas y del espíritu crítico.
  • Formación en el respeto al entorno (social y cultural) y defensa del medio ambiente.
  • Una metodología global, activa, donde el juego sea el recurso educativo fundamental que favorezca la observación y la investigación en su actividad de aprendizaje.
  • La participación y colaboración de los padres para contribuir a la mejor consecución de los objetivos educativos (necesidad de conexión familia-escuela).
  • La evaluación de los procesos de enseñanza aprendizaje, del centro y de los diversos elementos del sistema.

La enseñanza impartida al alumnado se encamina hacia el total desarrollo de la  autonomía personal, atendiendo al principio de globalización para facilitar la construcción de aprendizajes significativos.

Partimos siempre de una metodología activa donde el alumno es el precursor y protagonista de su aprendizaje y la maestra la orientadora, organizadora  y dinamizadora de la actividad para alcanzar los objetivos previstos.

Esta metodología activa se ve reflejada en la aplicación de los principios metodológicos:

  • Aprendizaje significativo: partiendo siempre de la simple a lo complejo.
  • Enfoque globalizador: trabajando un mismo concepto desde distintas propuestas y con proyectos motivadores.
  • Actividad física y mental: los rincones del aula, facilitara la manipulación y experimentación, desarrollando capacidades manipulativas, afectivas y cognitivas.
  • Juego: desarrollaremos nuestras propuestas a través de los juegos.
  • Organización del ambiente: los espacios del aula estarán organizados en rincones, dotados de materiales que estimulen el desarrollo de sus capacidades con una organización flexible a sus necesidades y posibilidades.
  • Aspectos afectivos y de relación: crearemos ambientes acogedores que les transmitan seguridad.
  • Relación con las familias: siempre presente en la vida escolar, participando y colaborando en distintas actividades.

La actividad desarrollada dentro de la autonomía pedagógica del centro favorecerá la actividad investigadora de los docentes y buscará alcanzar los siguientes principios educativos básicos:

  • Formación personalizada que propicie un educación integral en conocimientos, destrezas y valores de los alumnos en todos los ámbitos de la vida: personal, familiar y social, teniendo en cuenta el momento evolutivo del niño/a de edades de 3 a 6 años.
  • Favorecer el desarrollo de su autonomía personal e independencia en las acciones, así como el desarrollo de la socialización y comunicación,  buscando los aspectos cooperativos  y de respeto a los demás.
  • Fomentar hábitos de comportamiento democrático.
  • Igualdad de derechos entre sexos, el rechazo a todo tipo de discriminación y el respeto a todas las culturas.
  • Desarrollo de las capacidades creativas y del espíritu crítico.
  • Formación en el respeto al entorno (social y cultural) y defensa del medio ambiente.
  • Una metodología global, activa, donde el juego sea el recurso educativo fundamental que favorezca la observación y la investigación en su actividad de aprendizaje.
  • La participación y colaboración de los padres para contribuir a la mejor consecución de los objetivos educativos (necesidad de conexión familia-escuela).
  • La evaluación de los procesos de enseñanza aprendizaje, del centro y de los diversos elementos del sistema.